Gran expectación en este 8 de Noviembre, todos pendientes del rumbo que tome EE.UU

Para que nuestro país sea exitoso, seguro y glorioso de nuevo, probablemente tendré que hacerlo de nuevo”, dijo el mes pasado el ex presidente Donald Trump.

El término “probablemente” pudiera desaparecer pronto de los discursos de Trump. Los colaboradores del expresidente están haciendo preparativos para una campaña presidencial en 2024 que pudiera ser lanzada poco después de las elecciones intermedias de la semana próxima, con Trump tratando de capitalizar esperadas victorias republicanas para convertirse en el favorito para la nominación de su Partido.

“Yo pienso un 95% que él se va a presentar”, dijo Reince Priebus, exjefe de despacho de la Casa Blanca. “La pregunta real es”, añadió, “¿existen otros retadores grandes? Si el presidente Trump se presenta, va a ser muy difícil que cualquier republicano le derrote”.

Otra campaña sería algo excepcional para cualquier presidente, especialmente Trump que ha estado bajo el constante ataque de la izquierda y extrema izquierda en EEUU con diversas campañas de descrédito y desinformación sobre su personalidad, su vida privada, sus negocios y sobre todo en contra de su encomiable labor presidencial al frente del país.

De acuerdo con personas cercanas a él, Trump está deseoso de un regreso a la Casa Blanca para continuar con su plataforma económica y política que se vio truncada con la llegada de la extrema izquierda al poder y políticas económicas fallidas que causaron la peor situación para los estadounidenses en cinco décadas.

Aunque el expresidente se ha referido a sus intenciones de volver a presentarse desde que dejó la Casa Blanca, sus colaboradores y aliados apuntan ahora al período de dos semanas tras las elecciones del 8 de noviembre como posible momento para un anuncio, aunque advierten que él no ha tomado una decisión y que —como siempre cuando se trata de Trump— las cosas pudieran cambiar, especialmente si los resultados de las elecciones son demorados por recuentos o una posible segunda vuelta en Georgia.

Gran expectación por las Elecciones del 8 de Noviembre

De hecho, incluso con discusiones en curso sobre fechas y localidades potenciales para un anuncio formal, Trump insinúa la posibilidad de declarar sus intenciones en uno de los mítines políticos que planea para la recta final de las elecciones.

Los preparativos se producen mientras Trump incrementaba sus gestiones para ayudar a candidatos en las últimas semanas de la campaña, con esperanzas de aprovechar las ganancias esperadas de los republicano en el Congreso para ganar impulso para su propia campaña.

Trump ha incrementado drásticamente sus gastos, mientras absorbe las donaciones de campaña.

Su recién lanzado megacomité de acción política MAGA Inc. se ha gastado ahora más de 16,4 millones de dólares en publicidad en varios estados disputados, de acuerdo con la firma AdImpact, que monitorea los anuncios políticos, y se esperan inversiones adicionales hasta el Día de la Elección, dicen personas familiarizadas que hablaron a condición de anonimato.

Trump continúa en eventos para apoyar a sus candidatos, con 30 mítines hasta ahora en 17 estados, además de decenas de eventos virtuales y más de 50 eventos de recaudación de fondos.

Su última serie de eventos lo llevará a Ohio y Pennsylvania, dos estados cruciales en los comicios presidenciales en los que su respaldo ayudó a candidatos republicanos a asegurar sus nominaciones. Regresará además a Iowa, que celebra la primera contienda del calendario de nominaciones presidenciales.

El comité de acción política Save America de Trump dice que en total ha recaudado casi 350 millones de dólares en este ciclo electoral para candidatos republicanos y comités partidistas, incluyendo con campañas en la internet.

Aunque el equipo de Trump ha identificado a prospectos potenciales de personal en estados claves y preparando documentación para presentarla en caso de que él proceda con un anuncio, de acuerdo con personas familiarizadas con los planes, una de ellas resaltó que no han comenzado las contrataciones.

Se espera que la campaña de Trump, al menos en los meses iniciales, se mantenga basada en Florida y sea muy similar a su operación política actual, supervisada por el pequeño grupo de asesores que él ha adoptado desde que dejó la presidencia, muy parecido a su campaña de 2016.

Chris LaCivita, el estratega republicano responsable de la campaña “Swift Boat Veterans for Truth” que dañó severamente las aspiraciones presidenciales del demócrata John Kerry en el 2004, está trabajando para el megacomité de acción política de Trump y se espera que asuma un papel de liderazgo en la campaña, de acuerdo con personas al tanto de las conversaciones, como Susie Wiles, la veterana operadora política de Florida que ha supervisado sus esfuerzos políticos.

La contienda por la Casa Blanca se escribe después de las elecciones

La campaña de 2024 arrancará cuando cierren las urnas el 8 de noviembre y los rivales potenciales de Trump se han pasado meses trabajando de forma cuidadosa las bases para sus propias campañas. Entre ellos está el gobernador de Florida, Ron DeSantis, que es considerado por muchos como el compañero de fórmula de Trump y que ha estado cultivando una red de donantes mientras hace campaña para reelección.

El senador de Texas, Ted Cruz; el de Florida, Rick Scott y Tom Cotton, de Arkansas, han hecho campaña activamente por candidatos en los comicios intermedios, como lo han hecho también el exvicepresidente Mike Pence; el exsecretario de Estado, Mike Pompeo, y la exembajadora en la ONU, Nikki Haley.

Trump, en tanto, enfrenta obstáculos crecientes por el hostigamiento de la izquierda y la extrema izquierda que desean sacarlo del terreno de la política estadounidense, con el total respaldo de la gran prensa liberal en EEUU. Trump sigue siendo enormemente popular entre los republicanos, e incluso más que cuando estaba en la Casa Blanca.

Muchos en el círculo de Trump le pidieron que esperase a hacer un anuncio hasta después de las elecciones intermedias para evitar que los comicios se volviesen un referéndum sobre él.

Mientras tanto, republicanos en todo el país, desde donantes de sumas cuantiosas hasta veteranos líderes del partido y votantes de base, mantienen su respaldo a Trump.

Fuente AP

8 de Noviembre 2022